La mujer cristiana y la emancipación social

Pastor Jhonny Romero (Licenciado en Administración) / Especial para El Globo News

Recientemente se ha celebrado el Día Internacional de la Mujer, el día 8 de marzo de este año, el cual fue declarado por la ONU en 1975, en USA se celebra desde 1994, este se origina según algunas versiones el 8 de marzo de 1857 cuando miles de trabajadoras textiles tomaron las calles de Nueva York con la consigna “Pan y Rosas” para protestar por las condiciones laborales deplorables, solicitando un recorte del horario de trabajo y la eliminación de la labor infantil.

Esto nos muestra que las generaciones más recientes están más empeñadas en combatir por sus derechos sociales, económicos y políticas buscando la igualdad plena en todos los ámbitos.

En el cristianismo la mujeres han formado una serie de organizaciones para hacerse sentir en la sociedad, lo cual se ha traducido en la formación también no solo práctica, sino también teórica que ha permitido acuñar el término de “teología feminista”, esto significa que las mujeres no quieren vivir a través de las experiencias de los varones, sino interpretar la vida por medio de su propia realidad.

Es el tiempo en que comienza hacerse una nueva visión teológica sobre el alcance de la actividad y participación de la mujer en la sociedad, según lo expresa Elisabeth Moltmann-Wendel: “Hay que poner el acento no solo en la libertad de la que venimos (la justificación), sino también en la libertad a la que vamos. Lo que quiere decir: Estar abiertas a nuevos papeles y estilo de vida, a los cambios sociales y a toda clase de cooperación” 1. Pág. 118.

Es interesante lo que señala la exponente citada, porque menciona un origen y un destino, aunque quiero destacar que no se retrotrae al génesis sino al proceso de justificación realizado por el Señor Jesucristo, luego menciona un futuro que tiene la esperanza bien intencionada de libertad.

Se puede aprovechar la oportunidad de reflexionar sobre estas palabras, trayendo a la memoria cuando a Jesús de Nazaret le hicieron esta pregunta: “¿Por qué Moisés permitió el divorcio?”, y Él les aclaró que no era un mandato sino fruto de una concesión, porque al principio no fue así (Mateo 19:8), creo que esto es válido para el caso de la discriminación hacia la mujer, ya que en el libro de Génesis 1:26 se reseña que Dios creó al hombre conforme a su imagen y semejanza, luego en el verso siguiente indica que varón y hembra los creó, dando por entendido que ambos expresan la imagen divina en la tierra.

Además en el verso 28, la mujer fue bendecida y hecha corresponsable de la gran misión de fructificar, multiplicar, llenar y gobernar al planeta Tierra junto con el hombre. Adán expresa su reconocimiento de igualdad cuando la llama “varona” (mujer), porque dice que es la misma carne y hueso de sus huesos (Gén 2: 23). Por último, tenemos una muestra del estatus de la mujer, quien fue colocada al mismo nivel que el hombre, Yahveh mismo la llamó con el mismo nombre de Adán (Gén 5:2).

En suma, el argumento de la igualdad aducida a la justificación, en realidad se remonta desde el libro de Génesis como se puede apreciar en el planteamiento anterior. Cristo vino a restaurar todas las cosas que fueron anunciadas por los profetas y esta es una de ellas, porque su obra en la cruz es el inicio de esta restitución espiritual y terrenal de la mujer en la sociedad producto de una nueva consciencia surgida de la comprensión teológica sobre el significado que esta acción ha traído como consecuencia de un nuevo despertar.

Ahora bien, la teología y la iglesia en general han hecho caso omiso en su gran mayoría de estas tendencias actuales, solo ha sido posible que una minoría de mujeres hayan podido disfrutar de la nueva interpretación cristiana del rol de la mujer en la comunidad eclesiástica y en la sociedad, con la ironía de que las féminas han apoyado de una manera más firme que los varones a la institución eclesial.

En un mundo secularizado, donde la mujer ha ido escalando peldaños en todos los órdenes, se plantea la siguiente interrogante realizada por el Teólogo Hans Kung: “¿En qué medida el cristianismo, sobre la base de una religiosidad feminista, puede contribuir al cambio de consciencia global dentro del paradigma postmoderno, a hacer realidad los derechos humanos políticos y sociales y en consecuencia, la dimensión de compañerismo en plano de igualdad del hombre y la mujer?” (2. Pág. 118).
Fuentes:

Biblia Reina Valera 1960.

El Periódico (Barcelona 07-03-2019) documento en línea consultado el 12-03-2019. Disponible en:
https://www.elperiodico.com/es/sociedad/20190307/dia-internacional-de-la-mujer-6672998

1, 2 KÜNG, Hans (2002): DIE FRAU IM CHRISTENTUM. Madrid, editorial Trotta. Traducción de Daniel Romero, LA MUJER EN EL CRISTIANISMO.

Comments

comments

Noticias Relacionadas